Redes que contienen y redes que enredan

En tiempos de pandemia del COVID-19 valoramos las utilidades que nos brindan las redes por internet.

Niños, niñas, adolescentes y jóvenes ya se movían en ellas con total naturalidad. En todo caso, ahora las aplican a nuevas experiencias como recibir educación a través de ellas.

Algunas personas mayores que se resistían a usarlas están descubriendo que Whatsapp, Facebook o Instagram, entre otras aplicaciones, los comunican con sus amigos y familiares y, lo mejor de todo, ¡con sus nietas y nietos! Fotos, videos y posteos nutren, entretienen y divierten.

Dios no puede ser contenido en templos materiales. Aunque lo supimos siempre, hoy se hace más palpable. Los cristianos y las cristianas de todo el mundo se encuentran en las redes para dar y recibir enseñanzas, apoyo, ánimo, y hasta la posibilidad de sumarse a iniciativas solidarias para ayudar a otros en las diversas necesidades. Las redes nos contienen y damos gracias a Dios por este recurso a nuestro alcance.

Sin embargo, las redes también pueden enredarnos. Por ejemplo, cuando se difunden falsas o exageradas noticias o cuando son usadas para agredir a otros. Conocemos bien su efecto nocivo y estamos alertas.

En las redes se esconden otros peligros sobre los cuales hablamos menos. Las redes pueden enredarnos a todos –seamos niños, adolescentes, jóvenes o mayores-. Tienen la capacidad de complicarnos si las usamos para llenar la mente con contenidos inadecuados o consumir pornografía, si no disponemos de los “filtros” de la voluntad para evitarlos. También, las redes son usadas por personas inescrupulosas que se dedican, en especial, a seducir y engañar a niños, niñas y adolescentes.

En tiempos de cuarentena por el COVID-19 es necesario que todos podamos discernir cómo estamos usando las redes y que pidamos ayuda si nos sentimos complicados. Sobre todo, debemos cuidar y acompañar a la “población más vulnerable”, en este caso los chicos y las chicas, para que personas mal intencionadas no los enreden provocando daños que no deseamos para ellos y ellas.

Redes que contienen y redes que enredan. ¿Para qué las estás usando? ¿Cuáles son las que usan tus chicos y chicas?

Si nos necesitás, estamos para ayudarte.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Imprimir

CORONAVIRUS: Tiempo de peligros… ¡y de oportunidades!

La pandemia que nos amenaza obviamente entraña serios riesgos frente a los cuales muchos se asustan, otros se aíslan, muchos ven a los demás como potenciales enemigos peligrosos de los cuales hay que protegerse, y muchos otros se comportan con indiferencia e irresponsabilidad.

Pero… esta crisis también ofrece oportunidades para “tratarnos bien”:

  • Tratarnos bien implicaría pensar y cuidar de los más vulnerables, entre los cuales se destacan las personas mayores.
  • Un trato amable con nosotros mismos y con los demás  haría que nos cuidemos del modo en que las autoridades sanitarias nos señalan.
  • También se mostraría en la predisposición y el esfuerzo por cambiar hábitos nocivos y adoptar otros que colaboren con la no propagación del virus.
  • Esta crisis mundial podría ayudarnos a dejar de lado los egoísmos y a que todos y todas tomemos conciencia de que formamos parte de la misma humanidad sufriente.
  • Podría ser, también, una oportunidad para ser solidarios y cerrar grietas de todo tipo para ver a los otros como iguales, como prójimos a los cuales estimar y cuidar.
  • Con seguridad, éste es un tiempo especial para volver nuestra mirada a Dios –modelo e inspiración del “buen trato”- y expresarle nuestros humanos temores, interrogantes e incertidumbres; también reconocer su soberanía y su control sobre todas las cosas y así aquietar nuestros pensamientos y emociones.


Señor: ¡Ayúdanos a ver las oportunidades de este tiempo crítico que nos toca vivir! Amén.

 “Te alabaré mientras viva, a ti levantaré mis manos en oración”. Salmo 63: 4

Imprimir

Diamante

Tú tienes un inmenso valor. Dentro de la creación de Dios, cada una de las partes creadas tienen un mérito. La importancia que tienes en el insondable corazón de Dios, no se compara con nada que te puedas imaginar. Dios se aseguró que el lugar tuyo fuera colocado en un lugar de privilegio (Salmo 8:5). Es poco probable que se pueda hacer una comparación del pensamiento de Dios y como te visualizo yo, mas te hago saber lo que de ser posible vería yo en ti.

Para mí perteneces al grupo de los privilegiados. ¿Por qué?

Leer Más

Imprimir

El Cumpleaños de Jesús

Como sabrás, es nuevamente la fecha de mi cumpleaños. En estos días la gente hace muchas compras, hay anuncios en la radio, en la televisión, y por todas partes se habla de ese día. Sería agradable saber que al menos un día al año algunas personas piensan un poco en Mí.

Como tú sabes, hace muchos años comenzaron a festejar mi cumpleaños. Al principio parecían comprender y agradecer lo que hice por ellos, pero hoy en día nadie sabe qué es lo que celebran. La gente se reúne y se divierte mucho, pero parece que no saben de qué se trata.

Leer Más

Imprimir

Aceptados por Cristo

El mundo dice que tu generación no tiene propósito ni objetivo en la vida! ¿Están en lo cierto? ¡De ninguna manera! Dios quiere usar tu generación para cumplir la gran comisión. Dios está llamando a tu generación para hacer un auténtico y duradero avivamiento en su cuerpo, la iglesia.

Al mundo le gustaría rechazar a esta generación. El rechazo es una de las experiencias más dolorosas que el ser humano conoce. Años atrás, estaba en un devocional con mis hijos y surgió la pregunta: ¿Qué es el rechazo? Mi hija contestó bien, pero mi hijo profundizó agudamente diciendo: "Yo sé. El rechazo es cuando Juancito ya no quiere jugar conmigo y yo tengo que jugar con mi hermana". El amor incondicional y la aceptación es una de las necesidades básicas de la humanidad. Aún así, frecuentemente, el mundo le dice a los cristianos: "Ustedes no son bienvenidos acá. No los queremos o necesitamos".

Leer Más

Imprimir

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.