La oración: La batalla en El lugar secreto

"Tu, cuando ores, entre en tu aposento, y a puerta cerrada, ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te lo recompensará en público" (Mateo 6:6)

Jesús no dijo: "Sueña con tu Padre que esta en lo secreto...", sino "ora a tu Padre...". La oración es un esfuerzo de la voluntad. Después de entrar en nuestro lugar secreto y cerrar la puerta, orar se hace difícil.

Se nos hace difícil concentrarnos y poner los pensamientos en orden.

Tenemos tendencia a divagar. La gran batalla en la oración privada es vencer el problema de nuestros pensamientos ociosos y errantes. Hemos de aprender a disciplinar nuestras mentes y concentrarnos en una oración de voluntad y deliberada.

Leer Más

El día que Jesús guardó silencio

Aún no llego a comprender como ocurrió, si fue real o un sueño. Sólo recuerdo que ya era tarde y estaba en mi sofá preferido con un buen libro en la mano. El cansancio me fue venciendo y empecé a cabecear…

En algún lugar entre la semi-inconsciencia y los sueños me encontré en aquel inmenso salón, no tenía nada en especial, salvo una pared llena de tarjeteros, como los que tienen las grandes bibliotecas. Los ficheros iban del suelo al techo y parecía interminable en ambas direcciones. Tenían diferentes rótulos. Al acercarme, me llamó la atención un cajón titulado “Muchachas que me han gustado”. Lo abrí descuidadamente y empecé a pasar las fichas. Tuve que detenerme por la impresión, había reconocido el nombre de cada una de ellas: ¡se trataba de las muchachas que a Mí me habían gustado!

Leer Más

A unos novios con problemas

Lo primero que quisiera decirles es que la relación que tienen es muy especial, es muy valiosa, y realmente no vale la pena que la echen a perder por celos, inseguridades, orgullo y otras tonterías. Han cometido errores.
Les ha faltado arriesgarse al compromiso. Han tenido problemas por relacionarse más a partir de su inseguridad que de su amor. Han tratado de controlar al otro.

Yo les propongo que no se estacionen ahí, que pasen la hoja a esos errores, que no discutan quién hizo qué, que no se culpen mutuamente y que hagan de lado el orgullo. Perdónense de corazón. Aprovechen esta crisis para madurar y para resolver a fondo el problema. Tienen que preguntarse por qué llegaron a esto y qué es lo que tienen que hacer. Olvídense del «tú hiciste», «es que tú». Mejor compartan sus sentimientos: me sentí triste, me sentí sola, solo, me sentí confundida, confundido... no sé. Lo que sientan. No se pongan a la defensiva, en cambio busquen cómo comprenderse y cómo ayudarse uno al otro.

Leer Más

El sapo y la rosa

Había una vez una rosa roja muy hermosa y bella. Se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. Un día se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordeno al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo:
-"Esta bien, si así lo quieres... "

Leer Más

El durazno

En medio del desierto, a orillas de un manantial, se levantaba el pequeño pueblo donde vivía Ohmed, con su esposa y sus cuatro pequeños hijos.

Dos veces al año, Ohmed iba a la ciudad. Los niños esperaban ansiosos su regreso, pues su padre siempre les traía algún regalo.

Un buen día, Ohmed regresaba especialmente contento, por la sorpresa que llevaba a su familia. Apenas bajó el camello, los niños corrieron a saludarlo. Con gran satisfacción el padre les dijo:  -"Vean qué estupendo regalo nos hizo el tío Efim"; y con gran satisfacción les mostró seis sabrosas frutas.

Leer Más

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.