Escuchemos el amor

Hay momentos en que somos tímidos para expresar el amor que sentimos.

Por temor a avergonzar a la otra persona o avergonzarnos a nosotros mismos, dudamos en decir "TE QUIERO". Y tratamos de comunicar la idea en otras palabras.

Decimos "Cuídate", "No manejes rápido", "Pórtate bien". Pero realmente, estas son diferentes maneras de decir "TE QUIERO", "eres importante para mí", "me importa lo que te suceda", "No quiero que estés mal". A veces somos muy extraños. La única cosa que queremos decir y la única cosa que debemos decir, es la única cosa que no decimos. Y aún así, porque el sentimiento es real y la necesidad de decirlo es tan fuerte, usamos otras palabras y signos para decir lo que realmente queremos decir. Y muchas veces el significado nunca se comunica del todo, y la otra persona se  siente ignorada y no-querida.

Leer Más

Imprimir

La Desproporción

"Cuando Jesús miró y vio la mucha gente que lo seguía, le dijo a Felipe:
—¿Dónde vamos a comprar pan para toda esta gente?
Pero lo dijo por ver qué contestaría Felipe, porque Jesús mismo sabía bien lo que había de hacer. Felipe le respondió:
—Ni siquiera el salario de doscientos días bastaría para comprar el pan suficiente para que cada uno recibiera un poco.
Entonces Andrés, que era otro de sus discípulos y hermano de Simón Pedro, le dijo:
—Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados; pero, ¿qué es esto para tanta gente?
Jesús respondió:

Leer Más

Imprimir

Cachorritos en venta

Esa clase de anuncios siempre atraen a los niños, y pronto un niñito apareció en la tienda preguntando:
"¿Cuál es el precio de los perritos?"
El dueño contestó: "Entre $30 y $50".
El niñito metió la mano en su bolsillo y sacó unas monedas:
"Solo tengo $2.37... ¿puedo verlos?"
El hombre sonrió y silbó.
De la trastienda salió su perra corriendo seguida por cinco perritos.
Uno de los perritos se estaba quedando considerablemente atrás.
El niñito inmediatamente señaló al perrito rezagado que cojeaba.

Leer Más

Imprimir

Dios lo sabe...

Cuando estás cansado de luchar y crees que nadie lo ve...Dios sabe cuán duro has tratado.

Cuando has llorado en angustia y dolor...Dios ha contado tus lágrimas Cuando crees que tu vida se ha detenido y el tiempo solo pasa...Dios espera contigo.

Cuando estás solo y tus amigos están muy ocupados, aún para una llamada telefónica... Dios está a tu lado. Cuando has tratado todo y no sabes hacia donde ir...Dios te mostrará el camino.

Cuando nada tiene sentido y estás frustrado sin saber hacia dónde ir...Dios tiene la respuesta.

Leer Más

Imprimir

Ganador de medalla de oro

En la primavera de 1995 tuve la oportunidad de hablar en un colegio de secundaria. Cuando la ceremonia terminó, el rector me pidió que me entrevistara con un estudiante especial. Una enfermedad había mantenido a este muchacho alejado del colegio, pero él había manifestado el deseo de conocerme. El rector opinaba que esa entrevista significaría mucho para el niño. Por lo tanto, accedí a su solicitud.
Durante el recorrido a la casa de Matthew, así se llamaba el chico, que quedaba a quince kilómetros del colegio, pude averiguar algunas cosas acerca de él. Sufría de distrofia muscular.

Leer Más

Imprimir

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.