Tener problemas no está de moda

Tener problemas no está de moda...

Muchas de las cuestiones que plantea la gente en cualquier comunidad cristiana (y la nuestra no es la excepción) se podrían contestar diciendo que todos los creyentes tenemos problemas.

Hay que reconocer que en muchos contextos evangélicos el decir esto esta muy mal visto… cuando alguien comparte sus dificultades y fracasos, otros se le apartan y se le tiene como alguien anormal, porque "los que tienen problemas son los que no conocen a Cristo", "el cristiano no tiene problemas"...

Leer Más

Hora del yunque

En el yunque de Dios. Tal vez, usted haya estado allí, derretido, sin forma, sin hacer, puesto en el yunque para… ¿ser rehecho? (Hay que quitarle algunas puntas ásperas) ¿Disciplinado? (Un buen padre disciplina) ¿Probado? (Pero ¿para qué tan duro?)

Lo sé, yo estuve allí, es durísimo. Es una caída espiritual, es hambruna. El fuego se va, aunque el fuego arda un tiempo, pronto desaparece. Somos arrastrados para abajo, descendemos al nebuloso valle de las preguntas, andamos en medio de la neblina por la tierra del desaliento. La motivación disminuye, el deseo está distante. Las responsabilidades nos abruman.

Leer Más

El día que Jesús guardó silencio

Aún no llego a comprender como ocurrió, si fue real o un sueño. Sólo recuerdo que ya era tarde y estaba en mi sofá preferido con un buen libro en la mano. El cansancio me fue venciendo y empecé a cabecear…

En algún lugar entre la semi-inconsciencia y los sueños me encontré en aquel inmenso salón, no tenía nada en especial, salvo una pared llena de tarjeteros, como los que tienen las grandes bibliotecas. Los ficheros iban del suelo al techo y parecía interminable en ambas direcciones. Tenían diferentes rótulos. Al acercarme, me llamó la atención un cajón titulado “Muchachas que me han gustado”. Lo abrí descuidadamente y empecé a pasar las fichas. Tuve que detenerme por la impresión, había reconocido el nombre de cada una de ellas: ¡se trataba de las muchachas que a Mí me habían gustado!

Leer Más

La oración: La batalla en El lugar secreto

"Tu, cuando ores, entre en tu aposento, y a puerta cerrada, ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te lo recompensará en público" (Mateo 6:6)

Jesús no dijo: "Sueña con tu Padre que esta en lo secreto...", sino "ora a tu Padre...". La oración es un esfuerzo de la voluntad. Después de entrar en nuestro lugar secreto y cerrar la puerta, orar se hace difícil.

Se nos hace difícil concentrarnos y poner los pensamientos en orden.

Tenemos tendencia a divagar. La gran batalla en la oración privada es vencer el problema de nuestros pensamientos ociosos y errantes. Hemos de aprender a disciplinar nuestras mentes y concentrarnos en una oración de voluntad y deliberada.

Leer Más

El sapo y la rosa

Había una vez una rosa roja muy hermosa y bella. Se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. Un día se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordeno al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo:
-"Esta bien, si así lo quieres... "

Leer Más

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.