El collar de color turquesa azul

El hombre que estaba tras el mostrador, miraba la calle distraídamente, una niñita se aproximó al negocio y apretó la naricita contra el vidrio de la vitrina. Los ojos de color del cielo brillaban cuando vio un determinado objeto. Entró en el negocio y pidió para ver el collar de color turquesa azul.

  • Es para mi hermana. ¿Puede hacer un paquete bien bonito?. -dice ella.

El dueño del negocio miro desconfiado a la niñita y le pregunto:

Dar alegría

Dos hombres, ambos enfermos de gravedad, compartían el mismo cuarto semi privado del hospital.

A uno de ellos se le permitía sentarse durante una hora en la tarde, para drenar el líquido de sus pulmones. Su cama estaba al lado de la única ventana de la habitación.

El otro tenía que permanecer acostado de espaldas todo el tiempo.

Leer Más

Imprimir

Elogio de la lentitud

Llegamos cada día más rápido a lugares donde estamos menos tiempo. Dedicamos nuestra atención más a movernos que a estar. Además, cuanto más nos movemos, menos nos encontramos.

Entre ronquidos y gemidos, el temible dragón arrastra a gran velocidad sobre caminos de hierro los veinte carros tomados de su cola como si fueran livianas criaturas. El dragón arroja chispas y llamas en la oscuridad del túnel. Pero a pesar de tan violento estruendo, un ser humano con su dedo somete al monstruo a su voluntad.

Así relataba, en 1835, el aristócrata alemán Friedrich von Raumer su primer viaje en tren entre Liverpool y Londres. A partir de esa revolución producida en la historia del transporte, vivimos en una cultura dominada por la convicción de que el destino del hombre es la aceleración ilimitada. Esta idea, tomada del mundo de las máquinas en el que vivimos, es la que nos ha trazado como objetivo central el hacer desaparecer la distancia y el espacio.

Leer Más

Imprimir

El sapo y la rosa

Había una vez una rosa roja muy hermosa y bella. Se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. Un día se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordeno al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo:
-"Esta bien, si así lo quieres... "

Leer Más

Imprimir

Dios, ayúdame

¿Y dónde están tus dioses que hiciste para ti? Levántense ellos, a ver si te podrán librar en el tiempo de tu aflicción.  Jeremías 2:28.

¿Alguna vez has notado cómo reacciona la gente a la tragedia? Hasta los que no son religiosos tratan de captar la atención de Dios, a quien han ignorado anteriormente. Los relatos de choques de aviones, inundaciones, tornados o huracanes a menudo cuentan de alguien que clama al Señor pidiendo ayuda.
Sería muy bueno pensar que el Padre celestial se la pasa esperando esos momentos de pánico para poder enviar al rescate todo el equipo de emergencia del cielo. Pero la Biblia indica lo contrario. Por medio de Jeremías, Dios desafió a su pueblo, que se encontraba en problemas, a buscar ayuda en la hora de la muerte en los ídolos a quienes habían adorado. él quería que vieran lo inútil que es confiar en dioses falsos.

Leer Más

Imprimir

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.