Auxilio en la lluvia

Una noche, a las 11:30 p.m., una mujer afro-americana, de edad avanzada estaba parada en el hombrillo de una autopista de Alabama, tratando de soportar una fuerte tormenta.

Su carro se había descompuesto y ella necesitaba desesperadamente que la llevaran. Toda mojada, ella decidió detener el próximo carro. Un joven blanco se detuvo a ayudarla, a pesar de todo los conflictos que habían ocurrido durante los 60.

Leer Más

Imprimir

Alguien a tu lado

Cuando has llorado en angustia y dolor... Dios ha contado tus lágrimas.

Cuando crees que tu vida se ha detenido y el tiempo solo pasa... Dios espera contigo.

Cuando estás solo y tus amigos están muy ocupados, aún para una llamada telefónica... Dios está a tu lado.

Leer Más

Imprimir

Almorzando con Dios

Un niño pequeño quería conocer a Dios. Sabía que era un largo viaje hasta donde Dios vive, así que empacó su maleta con pastelillos y un paquete de refresco Fanta, y empezó su jornada.

Cuando había caminado como tres cuadras, se encontró con una mujer anciana. Ella estaba sentada en el parque, solamente ahí parada contemplando algunas palomas. El niño se sentó junto a ella y abrió su maleta. Estaba a punto de beber de su Fanta, cuando notó que la anciana parecía hambrienta, así que le ofreció un pastelillo. Ella agradecida aceptó el pastelillo y sonrió al niño.

Leer Más

Imprimir

El movimiento que estaba predestinado al fracaso

Desde el principio el movimiento estaba predestinado a fracasar. Había comenzado con 120 hombres. Decididamente pocos, si se tiene en cuenta que su territorio tenía una población de cuatro millones. Además, la mayoría era analfabeta y pobre. Eran hombres de trabajo, lejos estaban de hacer algo que pudiese marca alguna diferencia.

Algunos, los menos, habían salido de su país; no tenían ninguna experiencia ni ninguna preparación cultural. Su nación estaba bajo opresión. El pueblo estaba debilitado, los gobernantes eran corruptos, la religión había sido absorbida.

Leer Más

Imprimir

Cómo vencer el miedo

"Te veo preocupado. ¿Tienes algún problema?", pregunté a un compañero de trabajo hace varios años.

La respuesta que me dio fue tan sorprendente como interesante.
"Es cierto", me contestó. "Hay algo que me está mortificando. Resulta que ayer me gradué de abogado..."

-"Hombre, te felicito", le dije. "Lo que no comprendo es como eso te tiene apesadumbrado".

-"Mira", me respondió a modo de explicación. "Si alguien me preguntaba ayer algo en materia de Derecho, yo podía contestarle 'déjame consultar eso con un profesor mío'. En cambio hoy ya soy un profesional, no un estudiante.

Leer Más

Imprimir

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.