Dar y perdonar

"Existen dos distintivos que tornan diferente al cristianismo: Dar y personar.
El hijo de Dios es generoso y disfruta cuando puede dar. Y siempre está dispuesto a pasar por alto la ofensa.
Cuando le han ofendido, una mala memoria es su mejor respuesta. "Ponte de acuerdo con tu adversario pronto" (Mt. 5:25).
Regale algo cada día.
Perdone a alguien todos los días.
Dar es demostrar que nosotros tenemos dominio sobre las cosas y no que las cosas nos dominan a nosotros.
Perdonar es dejar libre a un prisionero y luego descubrir que ese prisionero era uno mismo".
(tomado del libro: "Usted nació original, no muera como una copia").

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.