Buscando lo de arriba

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
Colosenses 3:1-3

¿Sentiste alguna vez como que eras el único cristiano en todo el planeta que tenía luchas? ¿Y que todos los demás parecían tener su vida espiritual en orden? Bueno, a Satanás le gusta que pensemos así porque eso nos aísla y nos hace temerosos para pedir ayuda.

 A Satanás le agrada hacernos creer que solamente la gente débil necesita ayuda. él dice cosas como: "Los verdaderos cristianos nunca tienen luchas" o "si tienes luchas, no eres cristiano".
Pero todos necesitamos a Dios y nos necesitamos los unos a los otros desesperadamente.
Hace algunos años me visitó (Neil) un pastor quien confesó: "Estuve luchando por llevar una vida cristiana victoriosa durante 20 años. Sé cuál es mi problema. Colosenses 3:3 dice: 'Porque habéis muerto y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios'. He estado luchando todos estos años porque no había muerto como dice este versículo. Neil ¿cómo lo hago?"
Morir no es tu problema le dije. Lee el versículo de nuevo, un poco más despacio.
Porque habéis muerto y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Lo sé, ese es mi problema. ¿Cómo lo hago? -Vuélvelo a leer lo presioné. Un poquito más lento.
Porque habéis muerto... y de repente, una luz se encendió en su entendimiento. ¡Eh! Ese es tiempo pasado ¿verdad?
Absolutamente. Tu problema no es el morir. Ya estás muerto. Moriste en la salvación. No me sorprende que hayas luchado como cristiano. Has estado tratando de hacer algo que ya estaba hecho, y eso es imposible. La muerte a la que se refiere Pablo en Colosenses 3:3 no es algo que Dios espera que tú hagas. él espera que sepas, aceptes y creas. Muchos cristianos están tratando desesperadamente de ser algo que ya son. Tú no puedes hacer por ti mismo lo que Cristo ya ha hecho por ti.
Gracias a la increíble manera en que Dios nos sacó del pecado por medio de la muerte de Cristo en la cruz, tu viejo hombre ahora ha sido reemplazado por uno nuevo y controlado por una nueva naturaleza. Segunda de Corintios 5:17 dice: "De modo que si alguno está en Cristo nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas". Cuando recibes a Cristo, tu viejo hombre muere porque Cristo murió y tu nueva naturaleza nace a la vida porque él resucitó. Primera de Corintios 15:20-22 declara: "Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados".
La nueva vida que caracteriza tu nueva naturaleza no es nada menos que la vida de Jesucristo implantada en ti. Gálatas 2:20 nos recuerda: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo del Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Y Colosenses 3:4 dice: "Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria".
Todos nosotros debemos aprender a basar nuestro comportamiento en nuestro Maestro y en nuestro nuevo hombre que está unido a la naturaleza de Cristo. Debemos aprender cómo reemplazar esos viejos patrones de pensamientos que automáticamente responden a nuestra entrenada carne pecaminosa. La transformación se llevará a cabo a medida que renovemos nuestras mentes con la Palabra de Dios y caminemos en el Espíritu.
¿Alguna vez tuviste luchas por sentir que tu vieja naturaleza todavía no había muerto?
¿En qué momento murió tu viejo hombre? (Vuelve a leer Colosenses 3:3 y Romanos 6:6).

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.