Ámame como eres

Recuerda, Yo soy tu Dios. Tu Señor. Tu Salvador. Tu Maestro. Tu Hermano.

Tu Amigo, si crees en mí, vivo siempre contigo y te amo. Ámame como tú eres. Lo demás déjamelo a mí.

Conozco tu miseria, la aflicción y la tribulación de tu alma, la debilidad y la enfermedad de tu cuerpo; lo mismo tu vileza y tus pecados, a pesar de todo, Yo te digo: "Dame tu Corazón, ámame como eres". Si te esperas a ser ángel para abandonarte al amor, no amarás jamás. Aunque seas débil en la práctica del deber y de la virtud y caigas nuevamente en aquellos pecados que no quisieras volver a cometer, no te permito que no me ames. Ámame como eres.

En todo instante, en cualquier situación en que te encuentres, en el fervor o en la tibieza, en la fidelidad o en la infidelidad, ámame como eres.

Quiero el amor de tu pobre corazón, si esperas a ser perfecto no me amarás jamás.

¡Qué!, ¿No podría Yo, acaso, hacer de cada grano de arena un serafín radiante de pureza, de nobleza y de amor? ¿No Soy Yo el Omnipotente y si me place dejar en posibles aquellos seres maravillosos y preferir el pobre amor de tu corazón, al de ellos? ¿No Soy dueño de mi amor?

Hijo mío, deja que te ame, quiero tu corazón. Ciertamente quiero con el tiempo transformarte, pero por ahora, te quiero como eres y deseo que tú hagas lo mismo.

Quiero ver surgir, del fondo de tu miseria, el amor. Amo en ti hasta tu debilidad, amo tu amor pobre y miserable, quiero que salga de lo más profundo de tu ser un grito continuo: "Jesús, te amo".

Quiero únicamente el canto de amor de tu corazón, no necesito tu ciencia o tu talento. Una sola cosa importa, el verte vivir amando.

No son tus virtudes las que quiero, si te las diese, eres tan débil, que alimentaría tu amor propio, no te preocupes por esto. Te podría haber destinado a grandes cosas, pero no serías más que siervo inútil, te amo aunque seas tan poca cosa, porque te he hecho para el amor.

Hoy estoy a la puerta de tu corazón, como un mendigo suplicante ¡Yo Rey de Reyes! Busco y espero, apúrate y ábreme. No alegues tu miseria, si tú conocieses perfectamente tu indigencia, morirías de dolor. Lo que me heriría el corazón, sería, verte dudar de mí y faltar a la fe.

Quiero que pienses en mí en cada hora del día y de la noche, quiero que tú hagas, aún la acción más insignificante, sólo por amor. Cuento contigo para que me ames y me des gloria. No te preocupes de no tener virtudes, te daré las mías. Cuando tengas que sufrir, te daré fortaleza. Dame tu amor y te enseñaré a amar más allá de lo que nunca has soñado. Pero recuerda, ámame como eres.

No esperes a ser santo para abandonarte al Amor, no me amarías jamás.
anda.

Ámame como eres.

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.