A unos novios con problemas

Lo primero que quisiera decirles es que la relación que tienen es muy especial, es muy valiosa, y realmente no vale la pena que la echen a perder por celos, inseguridades, orgullo y otras tonterías. Han cometido errores.
Les ha faltado arriesgarse al compromiso. Han tenido problemas por relacionarse más a partir de su inseguridad que de su amor. Han tratado de controlar al otro.

Yo les propongo que no se estacionen ahí, que pasen la hoja a esos errores, que no discutan quién hizo qué, que no se culpen mutuamente y que hagan de lado el orgullo. Perdónense de corazón. Aprovechen esta crisis para madurar y para resolver a fondo el problema. Tienen que preguntarse por qué llegaron a esto y qué es lo que tienen que hacer. Olvídense del «tú hiciste», «es que tú». Mejor compartan sus sentimientos: me sentí triste, me sentí sola, solo, me sentí confundida, confundido... no sé. Lo que sientan. No se pongan a la defensiva, en cambio busquen cómo comprenderse y cómo ayudarse uno al otro.

Oren Juntos, Clamen a Dios... establezcan una excelente comunicación que es la base del éxito para resolver todo tipo de conflicto en el noviazgo... juntamente con ayuno, con escudriñar la palabra juntos.

AH!!! Nunca usen la palabra para contender, ni para llevar al otro a que haga lo que el uno quiera, a cambiar el mensaje para obligar al otro... además de que deben cuidar no usar la oración como herramienta para decirle al otro lo que piensa o debe hacer, pues la oración nos conecta con Dios y no es un juego en nuestras manos... ES UN CONSEJITO.
No se claven en posiciones inmaduras. Sean generosos uno con el otro. No pierdan esta oportunidad única que tienen en las manos. No se hagan daño. No traten de sujetarse. El verdadero amor no es posesivo. Ya sé que esto es un ideal, pero deben aspirar a construir ese amor que no es dependencia sino libertad; que no es asfixia, sino crecimiento; que no es control, sino unión profunda. Hay muchos conceptos que son clave en el amor: respeto, compromiso, apoyo, impulso, ternura, confianza, lealtad, conocimiento mutuo, trascendencia, comunicación, compartir el gozo de vivir. No pretendo que entiendan plenamente estos conceptos ahora: son muy jóvenes. Pero sí les propongo que vivan su amor con profundidad. Tal vez más adelante decidan que no quieren seguir esta relación. El suyo es un noviazgo, un momento en sus vidas para conocerse, para valorar si pueden y desean compartir el resto de sus vidas. Pero aun así, mientras el noviazgo dure, procuren vivirlo plenamente.
Además de que el noviazgo es algo serio, muy serio... no es algo que se toma hoy y se deja mañana... no se va al noviazgo pensando sino resulta pues dejo esto... sino que se espera en Dios para que Dios sea que supla verdaderamente la persona que el sabe que nos va a hacer feliz... Mejor es esperar el que Dios tiene para uno y ahorrarse sufrimiento, preocupaciones, y grandes dolores... El noviazgo no es un juego es algo muy serio, y es el escalón antes del matrimonio... y debemos, siempre tenerlo muy por en serio y darle el valor que corresponde.
Ahora bien ¿Qué piensan hacer con respecto a su noviazgo?... Pues esa respuesta solo la pueden responder ustedes.
Así que, Dios les bendiga, y espero que hayan podido encontrar una respuesta en estas cortas líneas.

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.