Todavia hay tiempo

Cierta mujer soñó ver el infierno. Satanás estaba sentado en su trono, buscando a quien enviar a la tierra. Llamó a un demonio y le preguntó:

-   ¿Quieres ir a la tierra para desviar a las almas?
-   Si, iré respondió.
-   Y, ¿Qué le dirás a la gente?
-   Señor, les diré que no hay Dios, y que todo lo que se dice de la religión es falso.
-   Eso no vale. No vayas, pues no te ira bien.

Satanás le preguntó a otro, que dijo:

-   Yo iré. Les diré que si hay un Dios bueno y misericordioso, pero que es una tontería servirle.
-   No vayas. Tampoco vas a tener éxito.

Un tercer demonio se ofreció para ir. Satanás le preguntó lo que les diría a las almas, y el demonio contestó:

- Les diré que hay un buen Dios, lleno de amor. Les diré que el evangelio de Jesucristo y su muerte en la Cruz es verdad. Les diré que deben convertirse y creer en el evangelio, pero les diré que TODAVíA HAY TIEMPO.

- Ve -le dijo Satanás - Tu tendrás éxito.

El demonio vino a la tierra y ha tenido mucho éxito. Hasta en nuestro oído ha estado susurrando: No ores tanto "Hay tiempo", No seas buen hermano "Hay tiempo"; No te entregues tanto "Hay tiempo"; "TODAVíA HAY TIEMPO". Nos dice que todavía hay tiempo para ser salvos; que todavía hay tiempo para servir a Dios de corazón sincero y entregado; que todavía hay tiempo para consagrarse a Cristo.

No, ya no hay tiempo, este es el tiempo de la entrega, de la dedicación, de perdonar, de amar aun aquellos que pensamos nosotros no lo merecen, porque después de todo, merecía yo ser perdonado, no, no lo merecía. Merecía yo el sacrificio de Jesús en la cruz, no, no lo merecía.

La Biblia dice que hoy es el tiempo aceptable, el día de salvación. No nos dejamos engañar creyendo que todavía hay tiempo. ¡SIRVAMOS AL SEÑOR HOY DE TODO CORAZÓN!

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.