Justificados, pues, por la fe

"Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo."
Romanos 5:1

La escuela de la pequeña zona rural donde me crié (Neil) dejaba salir a los alumnos temprano los martes en la tarde para instrucción religiosa. Algunos de nosotros íbamos a la iglesia de nuestra elección para recibir una hora de estudio bíblico; los que elegían no ir a la iglesia se quedaban estudiando en la escuela. Un martes en la tarde, un amigo y yo decidimos escaparnos de la escuela y de la iglesia y nos fuimos a jugar.

Al día siguiente, el director me llamó y me confrontó con el hecho de haberme escapado de la escuela. Terminó diciendo que había hecho los arreglos para que el jueves y el viernes de esa semana me quedase en casa. Estaba perplejo. ¡De ninguna manera! ¡Me habían suspendido dos días por haberme escapado de la clase de religión! Aquella tarde, al abordar el autobús de regreso a casa, estaba aterrado. Subí lentamente el largo sendero que llevaba a casa, temiendo la ira de mis padres. Pensé en fingir una enfermedad por dos días o vestirme como para ir a la escuela como siempre, pero esconderme en el bosque... No, no les podía hacer eso a mis padres.

La respuesta no era una mentira. Estaba muy intranquilo mientras me acercaba a casa. Como me habían suspendido dos días no había forma que les ocultara a mis padres lo que había hecho. Cuando finalmente se los dije, ellos se sorprendieron, pero, mi madre comenzó a sonreírse. Sin que yo lo supiese, ella había llamado al director esa semana para pedirle que me permitiese faltar esos dos días para ayudar con la cosecha. Yo ya había sido justificado para no ir a la escuela esos dos días.

Muchos jóvenes cristianos temen el tener que encararse con un Dios colérico, sabiendo que él es santo y ellos pecadores. No pueden hacerse a la idea que ya han sido justificados. ¡Jesús ya se hizo cargo de sus pecados! Romanos 5:1 dice claramente que ya hemos sido justificados por un padre santo.

Jesús ya pagó la penalidad por nuestro pecado, estableciendo la paz con Dios el Padre. Cuando algo ya está hecho, ya no hay nada que puedas hacer.

Muchos creyentes tratan desesperadamente de ser algo que ya son, pero la Biblia dice que no puedes hacer por ti mismo lo que ya está hecho por Cristo. La mentira del enemigo es que debes pagar por tus pecados haciendo obras y así probar tu amor a Dios. Las religiones no cristianas y el ocultismo enseñan eso. Ser justo significa estar perfectamente en línea con el carácter de Dios y las cualidades de bondad y pureza. Pero sabemos que no hemos nacido justos. Romanos 5:18 dice: "Así que, como por la trasgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida".

Debido al pecado de Adán estábamos perdidos en nuestro pecado, pero debido a la muerte de Cristo, su sepultura y resurrección, aquellos de nosotros que depositamos nuestra confianza en él somos hechos justos. 2 Corintios 5:21 dice: "Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" y Romanos 3:22 nos dice: "La justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él". Creer significa poner nuestra confianza en él. "Y libertados del pecado vinisteis a ser siervos de justicia" (Romanos 6:18).

La fe es lo único que nos permite entrar en una relación con Dios.

Gálatas 2:16 dice: "Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado". Yo no puedo hacer por mí mismo lo que solamente Cristo podría hacer e hizo por mí.

La preposición "en" juega un papel importante en el Nuevo Testamento.

El hecho que tú estés en Cristo que estés en unión con él significa que estás espiritualmente vivo... ya has sido justificado delante de Dios.

 

¿Eso qué quiere decir, realmente? Mira Romanos 5:9-1 1.

"Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación".

Tenemos acá cuatro resultados de nuestra justificación, como lo revela Romanos 5:9-11.

Primero, estamos a salvo de la ira de Dios; nuestro futuro está seguro porque la ira de Dios está satisfecha. Puede que digas: "bien, me he salvado de la condenación eterna". Cierto, pero hay mucho más. El  segundo resultado de nuestra justificación es que tenemos paz con Dios. Antes, éramos sus enemigos; ahora somos sus amigos. Enfrentarse a Dios sin haber sido justificado puede ser un verdadero desastre. Aquel día que me escapé de la escuela, no ansiaba encontrarme con un juicio, rechazo o castigo de mis padres. El hecho de saber que estaba justificado y perdonado me hubiese hecho correr a sus amantes brazos en vez de quedarme espantado y temeroso.

Tenemos paz con Dios. No tenemos que ir detrás de esa paz, ya que por gracia de Dios ya contamos con ella.

¡Pero eso no es todo! Todavía hay mucho más. El tercer resultado de nuestra justificación es que somos salvos por medio de su vida. Mi vida presente está en Cristo; gozo de vida espiritual ahora. La vida eterna no es algo que recibimos al morir; la poseemos ahora. Bueno ¿y eso es todo? ¡No! El cuarto y último resultado de nuestra justificación es que también nos gozamos. El propósito de la primera carta de Juan es "lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión, verdaderamente, es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido (1 Juan 1:3-4).

Muchos cristianos están tratando de apaciguar a un Dios colérico para evitar el castigo cuando en realidad deberían estar buscando un Dios amante cuya justicia fue satisfecha con el sacrificio de su único Hijo. Estamos justificados, por lo tanto tenemos, ahora mismo el gozo de la paz con Dios. Tristemente, muchos cristianos están esperando que el martillo de la justicia de Dios les caiga encima si se salen de la raya o si cometen un error. La buena noticia es que el martillo de Dios ya ha caído sobre Jesucristo. "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21; énfasis agregado).

Seguinos

La Puerta Abierta en las Redes Sociales.